Saltar al contenido
Inicio » Publicaciones » Parámetros de Evaluación para la Educación a Distancia

Parámetros de Evaluación para la Educación a Distancia

Dr. Reynaldo Rodríguez-MendozaFacultad de Medicina, UNAM
Dr. Cortes y Arcos Facultad de Medicina, UNAM
Dra. Regina Rivera Anguiano Facultad de Medicina, UNAM
Autor(es)

Introducción 

La interacción entre el maestro y el alumno a través de una computadora modifica los roles tradicionales en la educación. El uso de la tecnología orienta al alumno en la búsqueda, selección, análisis, síntesis y comprensión, tratando de cumplir con los objetivos de un curso establecido, dado lo anterior el contexto digital amplia las oportunidades para mejorar la calidad de la enseñanza y el aprendizaje con una mayor oportunidad para observar, reflexionar y practicar el conocimiento y el pensamiento. 

Objetivo 

El crecimiento exponencial del aprendizaje en línea a nivel mundial, ha favorecido que existan múltiples oportunidades para la utilización de herramientas que mejoren la experiencia de aprendizaje. 

Resultados 

Los resultados de la investigación muestran que la forma en que el instructor establece su presencia en el entorno digital tiene repercusión directa con la experiencia global del aprendizaje. La opinión de los estudiantes es clara al señalar la importancia de la presencia del maestro o instructor no solo para compartir conocimientos; si no también experiencias profesionales, aspectos como la identidad, las creencias, la integridad, los pensamientos personales, los valores y emociones. Para un alumno en el entorno digital es primordial contar con un instructor a distancia que le proporcione una presencia personal que se traduce en ser accesible, comprensivo, paciente y apasionado en el tema que enseña. Estas cualidades se expresan a través de estrategias de enseñanza específicas tales como son: la construcción de relaciones, retroalimentación individualizada y oportuna, uso del humor, una organización clara del discurso. Los instructores a distancia además de un dominio tecnológico deben ser capaces de construir un compromiso de comunicación y colaboración mediante la utilización de variedad de recursos. 

La presencia del instructor o maestro se proyecta en el diseño del curso y la retroalimentación con los participantes. La interacción entre el maestro y el alumno influye en el nivel de involucramiento y la participación, en las actitudes a favor del aprendizaje y su motivación, todos estos factores influyen también en la retención 

del conocimiento por parte de los alumnos. Mediante la creación de áreas de discusión informal y mediante sus propios comportamientos en la enseñanza, los instructores o profesores proyectan su presencia social que juega un papel importante en la instrucción eficaz y la construcción de una comunidad en línea. 

La presencia del instructor o maestro debe proyectarse no solamente en el desarrollo y la administración del curso, sino también en su evaluación, reconociendo que él mismo profundice dicha evaluación. 

Actualmente la evaluación y análisis de las estrategias en la práctica docente en los entornos virtuales son evaluados por medio de un sistema creado en la universidad de Athabasca, Canada de Comunity of Inquiry model CoI. Dicho modelo está construido sobre la base del aprendizaje colaborativo sustentado y basado en tres tipos de presencia: la docente, la cognitiva y la social mediante la cual el instructor o maestro y los alumnos proyectan las diversas posibilidades de interacción durante un curso a distancia; dichas presencias al ser correctamente proyectadas, aumentan significativamente la probabilidad de generar conocimiento significativo y profundo. El modelo original CoI define tres tipos de presencia como: 

  • Presencia docente: incluye el diseño, la aplicación y la dirección del proceso cognitivo y social en la búsqueda de la obtención de resultados en el aprendizaje personal y educacional con un carácter significativo. Este concepto postula tres indicadores con respecto a la presencia docente: diseño instruccional y organizacional, facilitación del discurso y la instrucción directa. 
  • Presencia cognitiva: se refiere al porcentaje en que los alumnos serán capaces de construir y reafirmar el sentido y el significado de los contenidos que son abordados, por medio de la reflexión y el discurso sostenido. En este apartado se consideran 4 categorías que son: los eventos desencadenantes, la exploración, la integración y la resolución. 
  • Presencia social: se refiere al aprendizaje que los participantes podrán captar si se sienten social y emocionalmente conectados con el resto de los participantes. Se define como la capacidad de los participantes para desarrollar una comunicación propositiva, desarrollar relaciones personales y progresivas de carácter afectivo a través de la proyección de su personalidad. Se define en tres categorías: expresión emocional, comunicación abierta y cohesión del grupo. 

El marco conceptual del modelo CoI considera al estudiante como un ente participativo y auto reflexivo con un carácter comunicativo de características activas que sirvan de apoyo y mantenimiento de un proceso meta cognitivo en 

un ambiente de aprendizaje colaborativo y constructivo. El aprendizaje en una comunidad de este tipo debe favorecer la indagación e investigación, utilizando los recursos de la reflexión entre todos los integrantes, todo lo anterior se concreta en el conocimiento significativo. 

El aspecto más importante en el modelo Col son los instrumentos de evaluación. 

De forma paralela al modelo Col se considera de relevancia la presencia de aprendizaje autorregulado, pero con un énfasis particular en las actividades y metas específicamente relacionadas al aprendizaje en línea. 

Cleveland-Innes, M., y Campbell, P. (2012). Indican la necesidad de una presencia que considere las emociones en los factores educativos y la denominaron como “presencia emocional”. 

Rienties, B., y Rivers, B. A. (2014) definen como importante la presencia de las emociones durante el proceso de aprendizaje, estos factores son activos y dinámicos en el proceso de enseñanza y aprendizaje. Comprender adecuadamente las emociones facilita las acciones exitosas en la enseñanza virtual. 

Los sentimientos y las emociones influyen directamente en la motivación de los estudiantes, en su autorregulación y desempeño en un ambiente virtual. 

Discusión 

El panorama actual en la enseñanza a nivel mundial determina como fundamental el conocimiento de los factores esenciales en un ambiente virtual comparativamente con los roles anteriormente establecidos en la enseñanza presencial, el reto principal se encuentra en establecer las diferencias claras entre uno y otro. 

Conclusión 

De esta forma se plantean dos escenarios en el desarrollo de referencias conceptuales para la evaluación de la docencia en línea: 

1. Los alumnos como protagonistas de la creación de su propio conocimiento, responsables de su propia comprensión y desarrollo de habilidades. 

2. La experiencia adquirida al enfrentarse con un modelo virtual que deberá seguirse estudiando de manera sistemática. 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS 

1. Alamri, A., y Tyler-Wood, T. (2017). Factors Affecting Learners With DisabilitiesInstructor Interaction in Online Learning. Journal of Special Education Tecnology, 32(2), 59-69. doi: https://doi. org/10.1177/0162643416681497 

2. Garrison, D. R., Anderson, T., y Archer, W. (2000). Critical inquiry in a text-based environment: Computer conferencing in higher education. The Internet and Higher Education, 2(2), 87-105. Recuperado de http://cde.athabascau.ca/coi_site/ documents/Garrison_Anderson_ Archer_Critical_Inquiry_model.pdf 

3. García-Cabrero, B., y Pineda-Ortega, V. (2011). Evaluar la docencia en línea: retos y complejidades. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia RIED, 4(2), 6376. Recuperado de http://www.redalyc. org/pdf/3314/331427215004.pdf 

4. Richardson, J. C., Koehler, A., Besser, E., Caskurlu, S. Lim, J., y Mueller, C. (2015). Conceptualizing and investigating instructor presence in online learning environments. International Review of Research in Open and Distributed Learning, 16(3), 256-297. doi: http:// dx.doi.org/10.19173/irrodl.v16i3.2123 

5. Rienties, B., y Rivers, B. A. (2014). Measuring and understanding learner emotions: Evidence and prospects. Learning Analytics Community Exchange. Recuperado de http://www.laceproject. eu/publications/learning-analytics-andemotions.pdf 

6. Cleveland-Innes, M., y Campbell, P. (2012). Emotional presence, learning, and the online learning environment. The International Review of Research in Open and Distributed Learning, 13(4), 269-292. doi: https://doi.org/10.19173/ irrodl.v13i4.1234 

7. Shea, P., Hayes, S., y Vickers, J. (2010). Online Instructional Effort Measured through the Lens of Teaching Presence in the Community of Inquiry Framework: A ReExamination of Measures and Approach. International Review of Research in Open and Distance Learning 11(3), 127154. doi: https://doi.org/10.19173/irrodl. v11i3.915 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.